ABC

El Estado Ciudadano y la ideología (parte I)

No hay comentarios

¿Cómo se vería la ideología en un Estado que se apellide Ciudadano? Para
respondernos debemos ubicarnos en la coyuntura político – social, atendiendo el espíritu
de los tiempos (Zeitgeist). Siempre es importante revisar el contexto local, nacional e
internacional, para analizar ¿por qué? ocurre determinado comportamiento en la
sociedad. Y digo esto porque la ideología ha sido un motor importante para los cambios
sociales.
Esa forma de concebir el ser humano su existencia (ideología) vamos a verla desde
la asamblea constituyente en tiempos de la revolución francesa, cuando los girondinos,
conservadores, en apoyo a la monarquía se sentaban del lado derecho, personas
influyentes, que defendían lo que tenían. Sus contrarios, los jacobinos, revolucionarios, se
sentaban a la izquierda y querían cambios profundos. En el marco de unas mayorías
empobrecida, una burguesía que pretendía poder político, burlados por la monarquía, que
los mandaba a ¡comer pasteles, si no había pan!
Desde ese tiempo la humanidad se ha quedado discutiendo sobre derecha e
izquierda, sin ver que ha pasado mucha agua bajo el rio. Que esos dos bloques que se
establecieron en el marco de ese momento político, han sufrido, a su vez, cambios
importantes, por ejemplo, por: la dictadura con Napoleón Bonaparte; el retorno de la
monarquía de la Casa Borbón; la segunda revolución industrial y el avance de un nuevo

modelo económico en manos del mercado de producción capitalista; la explotación del
hombre y el surgimiento del sindicalismo, gremialismo, luchas feministas, igualdad del
voto; el comunismo, socialismo, sus versiones Rusia y China, que dejan una lección al
mundo de hambre y miseria; la visión reformista del comunismo que es la
socialdemocracia; el fin de la segunda guerra mundial con la democracia liberal, que
terminó fortaleciendo los bloques de países de izquierda, comunistas vs. los capitalistas
neoliberales, con la guerra fría.
Aún, hoy en día, en medio de la Guerra Rusia vs. Ucrania vemos cómo se han
recrudecido estas posiciones fortaleciendo un mundo bipolar: derecha e izquierda; donde
no hay espacio para los términos medios, las reformas, cambios progresivos… ni para los
grises… y menos para quienes quieren una mixtura.
Extremos ideológicos que, a mí juicio, no atienden al Zeitgeist. En virtud de que con
el siglo XXI llegaron tiempos de movilidad, conocimiento e información, nuevas ideologías:
ecológicas, de género, progresistas en cuanto a derechos… que la dirigencia política no
está atendiendo, para continuar abonando a un discurso confrontativo y excluyente, que
divide las sociedades. Esta narrativa no está dando respuesta a los problemas reales de las
grandes mayorías: desigualdad, pobreza, ineficiencia de los gobiernos, desconfianza la
insatisfacción social que crece en Latinoamérica cada año.
El mundo sigue controlado por unas minorías que toman las decisiones, en función
de sus intereses, por todos los demás. El discurso dominante, en términos de Touraine, es
polarizante: ¿todo o nada? ¿Estás conmigo o eres mi enemigo? Nos encontramos en la
dicotomía confrontativa que no reconoce el valor del otro. Allí la importancia de un Estado
cuyo norte sea el fortalecimiento de la sociedad, donde todas las ideologías tenga
presencia. En la dialéctica, para oírse, discutir y buscar espacios de encuentro y consensos,
por el bien común… siempre, siempre respetando el pensamiento del otro… análisis que
continuaremos desarrollando en el próximo artículo.

Carlotasc@gmail.com
@carlotasalazar

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

Instagram
YouTube