ABC

La conspiración de los iguales

No hay comentarios

Chirulí se casa con chirulí, nos decía con socarronería el Indio Tiapa, gran amigo, político, servidor público, que deben ser lo mismo, quien dedicó parte de su vida a elevar a su pueblo natal Santa Bárbara a Parroquia, de quien aprendimos mucho del sentir anzoatiguense en esas carreteras donde dejamos rizas, cuentos y anécdotas para el disfrute del recuerdo, dando a entender que los ¡iguales están con sus iguales! En este sentido estudios han revelado cómo la mujer busca pareja en el reflejo de su relación familiar. Un sentido muy humano que nos hace estar con los que son iguales, los mismos gustos, el mismo pensamiento, religión…, lo cual nos da sentido de estabilidad y de pertenencia.

Pero cuando hablamos de política y de grupos políticos esa tendencia personal, se refleja y buscamos relacionarnos con quien piensa igual que nosotros. Pero no es suficiente querer estar con los iguales, sino que excluimos a quienes no son tan iguales. Quiero reflexionar sobre la exclusión en ese espacio humano.

La política es conducción, es dirección, intermediación entre lo público y lo privado… escapa a nuestra vida privada para entrar en el campo del colectivo de lo que es de todos. Sin embargo, hoy por hoy, excluir a quienes no piensan igual es la regla. Es que no entran. Es que me cierro sin analizar el efecto que causa en la sociedad donde como político pretendo actuar. Para mí nos topamos un muro de contención que no permite ideas diferentes, ni sugerencias y menos críticas. Entonces no avanzamos y nos perjudicamos todos. Lo cual me hace traer a colación el episodio liderado por Francois Babeuf quien defendió no sólo la igualdad ante la ley, sino la igualdad social. Banderas del Directorio que se instaló con ocasión a la Revolución Francesa, pero su planteamiento se tomó como una como una conspiración que, por supuesto, lo condujo a la muerte.

Por ello, se dice que los pensadores de la ilustración quisieron traer al mundo la luz de pensamiento: respeto y tolerancia como valores necesarios para la convivencia. En su tratado sobre la tolerancia, Voltaire, escribió con ocasión a las diferencias religiosas surgidas en Francia despues que Martin Lutero iniciara las reformas dentro de la Iglesia Católica, denuncia un hecho aberrante que ocurrió en una familia, los Calas, cuando el mayor de los hijos Marc-Antoine quería abjurar de la fe protestante y convertirse al catolicismo, por lo cual fue estrangulado por su padre.

Ya no asesinan a la gente pero no los dejan entrar los excluyen ¿Qué hubiera pasado? si en lugar de defenderse de una conspiración el Directorio hubiera asumido esa posición ideológica como un complemento de su lucha social y hubieran avanzado juntos. Quizás, no hubieran sucumbido en manos de Napoleón Bonaparte.

Y si hacemos ese mismo ejercicio de elucubración para Venezuela ¿Qué hubiera pasado? si en lugar de atacar a Bolívar como dictador dejándolo solo en su humillada grandeza, se hubiera entendido que su planteamiento guardaba relación con la realidad social de un país desintegrado, empobrecido e inculto que necesitaba de un mando central que lograra conducirlo por la senda de la república en el contenido de sus valores.

Más acá: ¿Qué hubiera pasado? si el pacto de punto fijo no hubiera excluido a los comunistas. Nos hubiéramos ahorrado años de desestabilización política y social, y la sangre derramada de quienes lucharon por reivindicaciones sociales que no veían cristalizadas.

¿Qué hubiera pasado? si a los reformistas de los años 70 y 80 en el seno de AD en lugar de expulsarlos, considerarlos enemigos, los hubieran acogido y discutido sus planteamientos. Quizás, estarían renovadas sus estructuras y liderazgos. Pero, por no oír, no reconocer, no rectificar ahora ese partido político continúa en manos de dos ancianos: Bernabé Gutiérrez y Henry Ramos Allup, con las mismas prácticas que pretendieron rectificar, y venido a menos. O ¿Qué hubiera pasado si cuando asume la presidencia Chávez y se aprueba la CRBV, que le da forma a un sistema democrático participativo, en lugar de embestir contra ella por comunista la hubieran comprendido en su esencia de organización social, lo que era y es, importante para la sociedad venezolana?

Estos episodios de la historia nos develan lo que ocurre cuando se aparta a quienes piensan diferente. Siempre los resultados han sido negativos para la sociedad, que es el norte de la política. Definitivamente, excluir no suma riqueza de pensamiento, ni hay avance, ni progreso. Estos son tiempos de participación ciudadana cuando cobra importancia el valor hegeliano del reconocimiento, en el sentido de que el pensamiento de uno lo necesita el otro, para formar un todo. Debemos dejar de conspirar entre iguales para reconocernos entendernos en el ejercicio de la real política.

Carlotasc@gmail.com
@carlotasalazar

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed

Instagram
YouTube