No hay comentarios

La POLÍTICA en el Estado Ciudadano

Carlota Salazar

En el artículo pasado dejamos como tarea pendiente: cómo se estrecha ese amplio
margen entre la Ciudadanía y Estado ¿Cómo nos acercamos? ¿Cómo logramos que el
gobierno o los partidos políticos estén cerca de la gente? Intermediando, apoyando… Por
qué necesitamos un ¿Estado que se apellide Ciudadano? ¿Cómo será la POLÍTICA en ese
Estado?
¿Podría desarrollar lograr entendimiento entre los diferentes actores sociales, en
temas que nos beneficien a todos? Hay quien dice que: no. Pero sí puede ser. Cuando
reviso en mi mente las reuniones, talleres o charlas que hemos realizado en las
comunidades de la zona norte del estado Anzoátegui, donde presenciamos cómo
personas de tendencias políticas diametralmente opuestas, que hasta comenzar la
actividad se veían mal, por el rabo del ojo, como dicen, logran armonía, y además cómo la
presencia del Estado, no de un partido político u otro, es importante para la gente porque
siente fortaleza, siente que podemos estar todos.
De eso se trata de lograr espacios de encuentro. Por ello traigo a colación lo que
ocurrió en el Sur de los Estados Unidos, en la década de los 70, cuando se vivió la mayor
confrontación racial contra los negros. El Ku Klux Klan se conformó para defender la raza
blanca de los inferiores negros, que no merecían vivir con ellos. El enfrentamiento era tal,
que se buscó un mecanismo de encuentro denominado charrettes, que implicaba una
serie de asambleas y elecciones entre diferentes sectores de la sociedad buscando

minimizar los polos confrontados. Esta metodología se empleó en un pueblo Durhan en
Carolina del Norte, una historia de la vida real recreada en la película de Netflix Hablando
se entiende la gente ¿no?
En Venezuela no hemos llegado a enfrentamientos tan violentos como los
generados por el Ku Klux Klan, pero los niveles de confrontación política y la división
social, frenan el avance de la sociedad. Por una parte el gobierno se empeña en que todos
seamos del PSUV, fuera de ese partido no acepta nada, y los otros partidos políticos halan
para que la gente, no sólo los siga, sino que confronte. Es la lucha poder político que
cuando se ejerce se desnaturaliza.
El que no quiera estar en la confrontación es excluido inmediatamente ¿Será por
eso que cada día crecen los llamados Ni-NI?
Esta división social se agrava con un hecho significante: cuando se pretende utilizar a
la sociedad como bandera política. Lo cual, me hace recordar la frase de Antonio Leocadio
Guzmán, cuando dijo: ¿Quién ha dicho que el venezolano es liberal? Si ni siquiera saben
qué es eso. Nosotros decimos que somos liberales porque los otros son la oligarquía, si
ellos dijeran: liberales nosotros: oligarquía. Ahora es la Sociedad, todos quieren organizar
a la sociedad, estructurar a la sociedad… pero para sus fines. Esa forma de hacer política
calculada y utilitarista ha hoyado el corazón de los venezolanos.
Esa sociedad dividida y fragmentada lo que necesita es unidad y armonía, no que la
utilicen, para seguir dominada por quienes mueven la cuna.
En efecto, Venezuela es un país de cúpulas y entre cúpulas se han disputado el
poder. Cada uno con una bandera sin entender ni comprender lo ello significa. El que gana
arrasa con todo y aplasta al otro “…le vamos a dar una paliza…”, un liderazgo político que
no termina de responder al espíritu de los tiempos, que tienda puentes con el adversario.
Siempre en el antagonismo: (1830-1935) oligarcas, liberales, federales, centralistas; (1935-
1959) militaristas, dictatoriales, demócratas, comunistas; (1959-1999) demócratas,
liberales, comunistas; (1999-2022) demócratas liberales, demócratas socialistas,
comunistas.

Esa realidad nos lleva a concientizar en cuanto a la unidad en la diversidad. Pero,
a mí juicio, para que esa unidad se geste debe articularse desde el Estado. Entendiendo
que el Estado impone el orden (Lechner). Sólo un Estado que atienda la necesidad de
organización social para sus fines propios, para ser libres, y no para satisfacer los intereses
de los partidos políticos. Sólo un Estado Ciudadano, podrá debilitar esos cogollos y abrir
los espacios para la deliberación y el encuentro ciudadano. Allí está la POLÍTICA.

Carlotasc@gmail.com
@carlotasalazar

También podría gustarte
Instagram
YouTube

Suscribrete

Loading
Categoría: Artículos

Más publicaciones similares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Fill out this field
Fill out this field
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
You need to agree with the terms to proceed